Medallas al (des)Honor

La imagen es muy importante en el mundo occidental y especialmente en EEUU. Tanto, que incluso he llegado a tener 3 espejos en una habitación individual, sin contar el del baño. Concursos de belleza, cosméticos y popularidad. Eso nos muestran las series y películas, pero es la realidad.

La pose que nos «obligan» a tener en determinadas situaciones y que consciente, o muchas veces ajenos completamente, imitamos de famosos y «celebrities». Las revistas y sus famosos. Fakes y Photoshop, nos evaden de SU realidad, pero hace en ocasiones que nos deprimamos en la nuestra. Yo No! Feo o bajito, siempre con una sonrisa y a mi bola.

En este artículo, no voy a hablar de moda o tendencias sociales. Voy a describir partes de la historia que nos han vendido como una cosa, cuando fueron otras…

La historia, como dicen, la cuentan los vencedores. Es lo mismo que sucede con el photoshop. Los Medios, las grandes multinacionales y las personalidades, no van a permitir que se les saque una imagen pobre. En la historia, pasa lo mismo. Casos como el de Julio Cesar. Pasará a la historia por ser quien cambió la dirección política de Roma y porque fue asesinado. Además de ser Emperador en el cómic Asterix y Obélix. Si estuviéramos en el portal de algún piso en España habría alguna señora que comentaría «Unos chavalines lo mataron, El hijo de la Encarni y su amigo! Hay esta juventud» «Pobre Cesar» Nos dejamos atrás acontecimientos como la represión y control de la Galia o que con sus ideas y la fuerza impuso su idea de Roma sobre la República.

O cuando nuestros padres nos hablan de la historia que estudiaban en el colegio durante la dictadura franquista, ésta no hablaba más allá de la pérdida de Cuba (1898).

EEUU nos vendió la moto, y a ellos mismos también, sobre algunos de sus personajes ilustres. No todo el mundo puede ser un héroe, existen las medallas por casualidad y a ello vamos.

Abraham Lincoln, 16º Presidente de EEUU, convencido abolicionista y primer presidente Republicano.

La pregunta es. ¿Era Lincoln defensor de los afroamericanos? ¿Se preocupaba por la libertad de este colectivo? La historia nos dice que sí, pero no así la historia económica. Situémonos. Mediados del s. XIX. El eco de la Revolución Industrial llega a oídos norteamericanos. En Europa va dando sus frutos y algunos estadounidenses comienzan a verla con buenos ojos. ¿El problema? La inversión y los precios del producto final. Los EEUU, aún no llamados así, se dividían entre la moral y la economía, aunque irían más de la mano de lo que uno se piensa. Por un lado en los Estados sureños, básicamente rural y agrícola, aún estaba permitida la esclavitud, con lo que resultaba bastante fácil competir en precio. Si no pagas sueldos y tienes «trabajadores» a tu disposición las 24 horas, ¿Cómo se atreven desde el norte a decir como has de manejar tus plantaciones? Lincoln, se declaró antiesclavista y ganó las elecciones por ello. Pero vayamos por partes.

Estatua de Lincoln en Springfield, Illinois

Norte del país. Esclavitud prohibida. Se paga a los trabajadores por lo que el precio final se encarece. Hay más población. Ademas con la llegada de la Revolución Industrial se importa maquinaria agricola tanto para uso personal como para vender. En eso se presenta un candidato a la presidencia antiesclavista declarado. Es una buena oportunidad para poder competir con los Estados del Sur y también para que te compren maquinaria importada ¿Qué sucede? Si hay más población al norte, gana. En el Sur se enfadan, ya que si se abole la esclavitud ¿Cómo van a poder sufragar los costes? Ruina, Secesión y Guerra.

¿Fue la humanidad de Lincoln la que le llevó a abanderar esta causa, o fue su bolsillo? Eso sólo lo sabrá él.

Canyon de Chelly- Territorio Navajo, Arizona

El Marketing estadounidense lo pudimos ver en la película de Clint Eastwood, Banderas de nuestros padres (Flags of our Fathers, 2006), en la que tras la batalla de Iwo Jima, Japón, soldados estadounidenses fueron llevados de vuelta a su país por haber salido en la Foto. Si! la mítica foto de soldados alzando una bandera norteamericana sobre una colina de la isla, ¡Esa! Utilizaron a esos soldados, incluso cuando había uno que ni salía en la fotografía. Medallas al Des-Honor que cambian la versión conocida de la historia.

Otros casos más recientes son el del Ex-Vicepresicente de EEUU, Al Gore y su política «verde». Ha habido mucha crítica sobre este tema, ya que mientras concienciaba al mundo sobre el cambio climático, el invertía en empresas mineras, contaminantes o adquiría propiedades de lujo, que no es ilegal, pero con una nula eficiencia energética. Y Obama, el gran Obama que a los pocos meses de ganar las primeras elecciones se le concedió el Premio Nobel de la Paz y sigue enviando tropas a países extranjeros y declarando guerras (encubiertas).

Motel Lorraine- Lugar del Asesinato de Martin Luther King, Memphis, Tennessee

El Yes We Can, nunca podrá superar el I Have a Dream del Dr. King y es que visitando el lugar fatídico de su muerte en Memphis, uno se da cuenta que ha habido personas más importantes en la lucha por los derechos civiles y la igualdad que estos políticos. Rosa Parks, condenada por no ceder su asiento de autobús a un hombre blanco en Mississippi. Medgar Evers, asesinado frente a su familia por defender la igualdad de razas. Y tantas personas anónimas que lucharon y luchan cada día por un mundo mejor. Ésas sí que merecen una medalla.